Apliques vintage

Casa Anton apliques vintage con toque romántico

El barrio de Malasaña es único para conciertos, al menos del tipo que me gusta a mi. Esta noche en cuestión iba a la Sala But a disfrutar de Los Coronas.

Para hacer tiempo decidí dar una vuelta por el barrio y comprobar cómo había cambiado la calle San Mateo. Creo que hacía más de 15 años que no pasaba por ella, pese a que soy asidua visitante del barrio de Malasaña.

Junto al Museo Romántico encontré una tasca en la que no pude resistir entrar, Casa Antón. Tiene ese aire de vie-joven que tanto me gusta. Es decir, restaurada pero con todo el encanto de las tabernas antiguas de Madrid.

Hay lámparas estilo vintage en cada rincón, tulipas de globo sobre la barra.
Los que más me gustaron fueron unos apliques vintage con tulipa de cristal que han colocado sobre cada mesa. Para sujetarlo han colocado un tubo de latón que ya sabéis que va envejeciendo con el tiempo.

Plafones Casa Anton

El ambiente muy cálido y tranquilo, y parece que la mitad de los que estábamos en el bar eran asiduos, que siempre es una buena señal.

Para que conste los botellines que aparecen en la mesa de la foto no me los bebí yo, que ya lo estabais pensando.

Degusté un buen vino pero no me dio tiempo a probar ninguno de sus platos, aunque tengo que decir que lo que vi en la carta desde luego me llamó la atención. He leído comentarios por internet y parece que mi intuición es cierta, además de un premio que han recibido de Trip Advisor.

Eso sí, las tapas muy regulares, pero no puedes juzgarlo por un sólo día. Eso si, todos sabemos que salvo honrosas excepciones lo de la tapa escasa es un problema común en cuanto vas al centro.

Si te adelantas y pruebas su comida no olvides contármelo.

La Molona